La Roca

Isaías 26:3-4

3  ¡Tú guardarás en perfecta paz a todos los que confían en ti; a todos los que concentran en ti sus pensamientos! 4  Confíen siempre en el SEÑOR, porque el SEÑOR DIOS es la Roca eterna.

Que importante es meditar en Dios, reflexionar en su palabra, hablar con él en nuestro corazón. Isaías dice que pensar en Dios, nos llena de paz. Pero además hay una acción de protección de parte del Señor, sobre aquellos que piensan en él y lo buscan por medio de su palabra y la oración. Este versículo tres dice “Tú guardarás en perfecta paz” es la acción protectora de Dios, sobre los que confían en él, una acción divina que es imperceptible para nosotros, y se activa cuando llevamos una vida de comunión con Dios, de pronto nos damos cuenta que el Señor nos está guardando cuando somos liberados de la adversidad que sufren la gente que nos rodea, y décimo ¡gracias Señor por tu protección!

Perseverar es ser constante, no significa que no pensaremos en otra cosa, la vida diaria está llena de actividades, el trabajo, la casa, la familia o el estudio, las ocupaciones cotidianas a veces requieren cierta concentración, pero aún así Dios sigue estando en nuestros pensamientos, y eso nos ayuda en cada decisión que tomamos, a cada paso, por más que estemos concentrados en una actividad importante, el creyente siempre tiene a Dios presente, y esa es la diferencia que marca, todo hijo de Dios en cada momento de su 

vida.

Confiar siempre en Dios sin dudar es la fuente de la paz, esa fe que permite tener quietud en medio de la constante agitación del entorno que nos rodea, “paz en la tormenta”. La roca es Jesús, Isaías profetizó de Jesús ochocientos años antes de su venida, una Roca es firme, segura y permanece igual aunque pase el tiempo, cuando vemos las montañas y las rocas que la forman, debemos tener en cuenta que cada una de esas piedras pueden llegar a tener miles de años. Jesús es la roca eterna, porque es firme, seguro y no cambia, permanece firme para siempre, su amor, su poder, sus promesas para nosotros son seguras. 

Medita en esta palabra, piensa en Jesús, reflexiona y verás como la paz de Dios llena tu corazón.

Dios te bendiga.

Pas Aldo.